Rebeca y Jose, boda en Sevilla.

Esta parejaza se dio el “Si, quiero” en Sevilla en el mes de las flores, cuando la capital más huele a naranjos y azahares y las tardes comienzan a ser más largas. Congeniamos desde el primer momento; meses antes de su gran día quedamos en  Matalascañas para conocernos y echar unas fotos por la playa en una mañana llena de esas nubes que tanto me gustan cuando filtran el Sol del mediodía.   Justo en ese momento supe que su boda iba a ser una auténtica fiesta y donde por encima de todo, lo que más importaba, era pasarlo bien.

Me lo pasé como una enana en la boda de estos dos tipos que hoy se han convertido en más que colegas y además compartí cartel con un montón de gente guay, como Javy Salas a los platos, Álvaro Aguado y su equipo en la videografía con quien también me divertí un montón, Carmen de Aquarelacakes aportando dulzura y Ludisound dándonos luz. Dirigiendo todo el cotarro, Vanesa, de Renata enamorada, que lo puso todo increíble, con quien trabajar fue un auténtico gustazo y con quien estoy deseando repetir. El lugar que eligieron fue el cortijo Mi Ranchito, en Santiponce, Sevilla,  un espacio precioso con un montón de posibilidades para celebrar la boda de tus sueños.

Normalmente no hago fotos en casa del novio a no ser  que existan unas circunstancias especiales, creemos algo que suceptible de ser documentado a través de fotografías y donde pueda surgir la naturalidad y la espontaneidad teniendo en cuenta el espacio con el que contemos para ello. Cuando he tenido que hacer fotos de un chico vistiéndose sin más, repitiendo planos que ya están muy manidos e inevitablemente forzando situaciones, no me he terminado de sentir cómoda y al final, el resultado, tiene muy poco que ver con el resto de mi trabajo, que siempre busca la frescura, la espontaneidad y sobre todo la naturalidad. Si es por la mañana les sugiero preparar un desayuno con la familia o acompañarlos a la barbería, ir con unos amigos a desayunar o tomar unas cañas a su bar favorito, por ejemplo.  Así lo hicimos con Jose, la casa familiar no era especialmente luminosa y estaba muy a las afuera de Sevilla así que dándole vueltas a como tener un recuerdo del día de su boda decidimos hacer un brunch con sus amigos en Paradas 7, un sitio maravilloso donde nos trataron como reyes y hacen unos desayunos a los que les dediqué mi amor el primer día que los probé. Además  el espacio y es muy bonito, nos dió muchos juego y quedamos muy contentos con el resultado.  Luego quedé con él y su familia directa unos minutos antes de que llegaran todos los invitados a la iglesia y les tomé unos retratos y unas fotos de familia en exterior.

He hecho un pequeño resumen de la boda, obviando momentos íntimos de los preparativos o la ceremonia para salvaguardar parte de  su privacidad.

¡Espero que os guste mucho!

 

COMMENTS
YOUR COMMENT

NAME
EMAIL
WEBSITE
COMMENT

next one

UN VIAJE A LA TOSCANA

error: Alert: Content is protected !!