Cuando Elena contactó conmigo y me contó por encima la idea que tenía sobre su boda, supe quei tenía ante mi una de esas bodas en las que mi cámara y yo íbamos a disfrutar muchísimo, una de esas bodas donde TODO es importante y donde todos, absolutamente todos los detalles son cuidados al milímetro. Cuando la conocí, en el Atelier de Helena Mareque mientras fotografiaba la última prueba de los dos vestidos que lució en el día de su boda, supe que nuestro vínculo sería para siempre. Elena es una chica muy alegre y muy simpática, tiene frescura en cada uno de sus movimientos y es tremendamente espontánea y divertida. ¡¡Fue una suerte que me contactara y que congeniáramos tan bien desde el principio!!

Elena lució dos vestidos de Helena Mareque  que meses después de la boda fotografiamos y Calista One los publicó en su blog. De la joyería se encargó Bárcenas para el anillo de pedida, una joya vintage que nos enamoró por completo nada más verla y que no puede ser más acorde con el estilo y la personalidad de nuestra querida Elena. El tocado era una tiara movible divida en tres partes con turquesas, brillantes, diamantes y una esmeralda en el centro; una joya familiar que ha ido pasando de generación en generación y que para darle un estilo más desenfado y más acorde con el aire campestre del ramo, la siempre maravillosa Sally Hambleton decoró con pequeñas ramitas de olivo liofilizadas y pequeñas florecillas. El resultado habla por si solo…

Para los zapatos Elena eligió a Miu Miu.

La boda se celebró en la Finca Los Fresnos, a las afueras de Badajoz,  de propiedad de unos amigos de la familia y llena de connotaciones sentimentales. Elena y Felipe se dieron el “Si, quiero” en la capilla de dicha finca, aunque lo hicieron a las puertas de la misma con la colocación del altar en exterior, al igual que el resto de invitados. Una maravillosa elección ya que pudimos trabajar en todo momento con las luces naturales y aprovecharnos de la decoración de todos los espacios por parte de Mirka Eventos. El catering corrió por parte de Santa Teresa. El resto; un cielo de palmeras y un techo de luces, buen rollo, ganas de divertirse y un montón de gente joven bailando hasta el amanecer.

Espero que os guste tanto este trabajo como a mi me gustó hacerlo.

 

 

Y así como entregamos  nuestro trabajo a esta pareja inolvidable que contrajeron matrimonio  un caluroso 18 de Junio de 2016.

error: Contenido propiedad de Silvia Sanchez & Co